Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo

El polvo compacto es un básico de maquillaje que no puede faltar en tu kit, te ayudará a darle un look natural a tu rostro y a cubrir pequeñas imperfecciones.

Pero utilizarlo incorrectamente hará que te veas demasiado maquillada o como coloquialmente dicen “empanizada”.

Así que toma nota y comienza a utilizarlo correctamente.

Elige el tono adecuado para tu piel

Recuerda que el polvo te ayuda a fijar tu base de maquillaje o a darle un look más natural a tu rostro cuando no te quieres maquillar demasiado o simplemente para retoque.

Piel grasa: Elige polvos sueltos y absorbentes.
Piel seca: Polvos compactos que ayudan a la humectación.

Ubica tu tono de piel:

Piel blanca o porcelana
Piel blanca amarilla
Piel media clara
Piel media oscura
Piel morena o bronceada
Piel oscura o ébano

“Golpecitos”

Aplica con pequeños “golpecitos” con una brocha en lugar de expandirlo, la brocha siempre es mejor.

Aplícalo en áreas estratégicas

Úsalo regularmente en la zona T, comenzando por ahí y luego para sellar ciertas zonas en las que aplicaste un poco de corrector.

Higiene ante todo

Mantén tus brochas limpias y secas, además guarda tu polvo en un lugar seco donde no haya mucha humedad.

¡No hagas esto!

Dejarlo en el baño, la humedad afecta los pigmentos.
Dejar sucias tus brochas.
Usar demasiado polvo.
No usar hidratante.

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo