Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
68

Familia estudios realizados comprueban que ayudar a los demás de forma desinteresada y sincera protege nuestra salud y puede alargar nuestra vida…

El altruismo podemos definirlo como un estado mental que busca lograr el bienestar de los demás. Puede considerarse genuino si alcanza el bien de otros, ese es el motivo principal y el objetivo final que impulsa ese comportamiento.

Una acción verdaderamente altruista no debe estar motivada por el deseo de obtener algún beneficio personal o por temor a recibir críticas por no ayudar a los demás.

Al practicar de manera cotidiana, natural, el altruismo brinda grandes beneficios a nuestra vida, mejoramos nuestra autoestima y procuramos nuestra salud mental, disminuyendo los niveles de estrés y mejorando nuestra presión sanguínea al facilitarle un estado más estable, con ello protegemos también la salud de nuestro corazón puesto que su ritmo cardíaco será menos intenso, así ayudamos a nuestro sistema inmunológico a regularse.

Comadritas, compadritos, una persona que practica actos de caridad, de altruismo, de filantropía, comienza desde su casa, desde el hogar, al procurar a su próximo, prójimo.

Cuando estás en uno de los peores momentos de tu vida y alguien te tiende una mano, cuando alguien que camina junto a ti te ayuda a levantar la bolsa que se te ha caído a mitad de la calle, cuando vemos en televisión que una persona, además sin recursos entregó a la policía una cartera que encontró en la calle con todo el dinero para sorpresa de su propietario o cuando un joven te cede su asiento en el transporte.

Cuando realizamos un acto de bondad, automáticamente el cerebro produce dopamina, nuestro sistema nervioso y cardiovascular se ven beneficiados.

Cuidar a un enfermo, ayudar de forma voluntaria en un grupo de personas desprotegidas y desamparadas, brindar tiempo a personas que necesitan ser escuchadas y animadas, son algunos ejemplos de cosas tan sencillas que no cuestan nada, simplemente se necesita voluntad para hacerlas parte de nuestra realidad cotidiana.

Como seres humanos al practicar el altruismo de manera genuina, de manera natural, espontánea, estamos ayudando a nuestra sociedad, trabajamos en unidad, al ponernos en el lugar de los demás, nos estamos convirtiendo en seres empáticos.

El altruismo real se consigue cuando estamos dispuestos a realizar las cosas, sin recibir aplausos, mucho menos alabanzas, sencillamente disfrutemos el placer de servir y entregarnos de manera desinteresada a nuestros semejantes.

La donación de sangre y de órganos es una acción sumamente altruista, en la medida que procura el bien ajeno, sin esperar ninguna recompensa ni reconocimiento público.

Estudios científicos demuestran que las personas que reflejan de manera habitual comportamientos altruistas, como los voluntarios, presentan unos mayores indicadores de felicidad y bienestar. Practican continuamente la caridad hacia sus semejantes, tienen menos problemas físicos y suelen llegar a longevos.

La vida en sociedad ha hecho que desarrollemos cualidades y sentimientos como la solidaridad y la empatía, sin embargo actualmente predominan más las conductas individualistas así como de competencia en diferentes aspectos.

Ya lo saben raza, prestar nuestra ayuda a los demás de manera altruista tiene más beneficios de lo que nos pensamos. Con ello no sólo ofrecemos un soporte o beneficio a los demás y nos estamos desarrollando personalmente, sino que también podemos mejorar la salud de ellos y la nuestra.

Mente, cuerpo y alma en armonía, siempre darán bienestar a nuestra vida!!!

Fuente: Andy Cornejo

TW: @Alejand60356051  

FB: Andy Cornejo

Correo:[email protected] 

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
68