Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
1105

El Día de Muertos es un día de luto y oración, pero también de fiesta y celebración….

Comadritas, compadritos en nuestro país hablar del “Día de muertos” representa un conjunto de tradiciones culturales, de misticismo, de simbología, de nuestras raíces prehispánicas.

El culto a la muerte era uno de los elementos básicos del México prehispánico. Cuando alguien moría se organizaban fiestas con el fin de guiarlo en su recorrido. Enterraban a sus muertos envueltos en un petate y les ponían la comida de su agrado por si llegaban a sentir hambre, así como algunos de sus objetos personales.

De acuerdo a la Iglesia Católica, los días señalados para honrar a los muertos son el 1 de noviembre día de “Todos los Santos y el 2 de los “Fieles Difuntos”. Sin embargo, para quienes siguen las costumbres indígenas, la celebración comienza la última semana de octubre y finaliza los primeros días de noviembre.

El 7 de noviembre del 2003 la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) declaró el “Día de muertos” como Patrimonio Cultural Inmaterial, es considerado para los mexicanos símbolo de identidad nacional.

Se celebra la memoria y la presencia de nuestros familiares y amigos que ya fallecieron y que regresan y que regresan temporalmente a casa para nutrirse con los alimentos que se les acostumbra poner en ofrendas, platillos y bebidas que en vida a ellos les gustaba y disfrutaban.

El 28 de octubre se recibe a los que murieron a causa de un accidente y nunca pudieron llegar a su destino, o bien, a los que tuvieron una muerte violenta y repentina.

El 29 a los ahogados y el 30 a las ánimas olvidadas que no tienen familiares que los recuerden, los huérfanos y los criminales.

El 31 a los que nunca nacieron y no recibieron bautismo.

El 1 de noviembre a los niños, referidos como “angelitos” y el 2 a los difuntos adultos.

Raza existen tres maneras de formar un altar de muertos: con dos, tres o siete niveles. El altar de siete niveles es uno de los más populares, y los niveles son los que el alma debe atravesar para llegar al descanso final.

Preparar una ofrenda consiste en poner flores de cempasúchil, veladoras, una fotografía de nuestro difunto, la comida que le gustaba, sus bebidas favoritas y adornarla con calaveritas de dulce, papel picado, no puede faltar la sal, el vaso de agua, copal o incienso y por supuesto, el tradicional pan de muerto.

En muchos lugares del país se acostumbra poner caminos de pétalos que sirven para guiar al difunto del campo santo a la ofrenda. La flor amarilla del cempasúchil (Zempoalxóchitl) deshojada, es el camino del color y olor que trazan las rutas a las ánimas.

La manera de honrar y celebrar a nuestros difuntos varía de región a región, de pueblo a pueblo, pero todos tienen un principio común, la convivencia para dar la bienvenida a las ánimas, colocar los altares y las ofrendas, visitar el cementerio y arreglar las tumbas.

Familia preparémonos para rendir homenaje a nuestros muertos, demos la bienvenida a las almas de nuestros seres queridos que se adelantaron en esta vida.

Honramos a nuestros muertos visitando los cementerios y preparando altares en nuestros hogares, las almas de nuestros difuntos nos visitan esos días para estar cerca de la familia, amigos, seres queridos, para luego retomar su morada, de acuerdo a nuestras tradiciones mexicana.

El dolor, la tristeza y el llanto por el ser querido que dejó este mundo en estas fechas, se entremezclan con el colorido, la fiesta y la alegría que nos caracteriza como nación.

Mente, cuerpo y alma en armonía, siempre darán bienestar a su vida!!!

Fuente: Andy Cornejo

TW: @Alejand60356051  

FB: Andy Cornejo

Correo:andycornejo54@gmail.com 

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
1105